Monday, July 28, 2014

26 DE JULIO-1953,,,,,,,,,,,,POR ESTEBAN FERNANDEZ


      
                                              
La mañana lucía tranquila. Era la calma que presagiaba el principio de la gran tormenta que caería sobre la Patria y que ha durado 55 años. Era un domingo de Santa Ana y de carnavales en Santiago de Cuba y los comunistas se aprestaban a celebrar con retraso el cumpleaños Francisco Calderío alias "Blas Roca".
Fueron leídas una palabras que habían sido redactadas por el poeta güinero Raúl Gómez García. Dicen que cuatro se arrepintieron, pero 131 salieron rumbo al cuartel Guillermón Moncada, entre 5 y 6 de la mañana del día 26 de julio de 1953 se inició el ataque. Fidel Castro, como ustedes bien saben, no se arriesgó ni a poner un solo pie dentro de la instalación cástrense.
Fue una de las más grande canalladas del gran farsante. ¿Por qué? Simplemente porque cualquier persona con dos dedos de frente y mínimos conocimientos militares debió haber sabido que iban a un suicidio. Desde todo punto de vista es improbable imaginar que este perverso individuo consideraba la posibilidad de un triunfo. Es más, hasta si hubieran logrado tomar el cuartel -una verdadera misión imposible- todas las fuerzas intactas de Fulgencio Batista en Oriente les hubieran caído encima como avispas y los hubieran eliminados.
Entonces ¿cuál era la degenerada intención?: Darse a conocer, hacerse famoso, evitar por todos los medios quedar en el intento, salir ileso y convertirse en el supremo protagonista de los sucesos en nuestro país. Desde esa maquiavélica intención la maniobra fue un éxito total. El objetivo fue alcanzar notoriedad.
A cambio de eso morirían muchos de sus compatriotas de ambos lados de la contienda. Soldados y atacantes caerían balaceados y al unísono él se escabulliría. De esta forma se iniciaba una lucha fraticida en nuestra nación, mientras a él este hecho sangriento lo catapultaba a la cima de un liderazgo espurio encaramado en un pedestal sobre un montón de cadáveres. Todo fue muy mal planeado y desastrosamente ejecutado.
Desde luego, toda la culpa de los muertos cayó sobre Fulgencio Batista y en aquel momento muy pocos depositaron la responsabilidad en el promotor -a plena conciencia- de aquella matanza. Lo que hicieron muchos fue alabarlo, aplaudirlo, defenderlo e indultarlo, suponiendo erróneamente que la historia lo absolvería. Hasta el coronel Alberto del Río Chaviano, jefe del regimiento, trató de achacarle inicialmente la culpabilidad intelectual de los sucesos a Carlos Prío Socarrás y a "Millo" Ochoa.
Cuando lo cierto fue que esa masacre cogió a todo el mundo tan sorprendido como a usted y a mí. En realidad el único que sabía que se produciría un río de sangre era Fidel Castro, porque hasta sus compinches que participaron en el ataque -sólo dos conocían cual sería el objetivo militar-fueron allí convencidos por él de que saldrían de aquella encrucijada vivos y victoriosos. Sólo el gran H.P. sabía que perderían y muchos morirían. Casi todos irían al matadero como carne de cañón ¡menos él! claro está. Fueron allí a asesinar y a morir para satisfacer el ego de un caudillo en ciernes, del peor de los bribones.
¡Cuánto odié la palabra "Paredón" que gritaban las sabandijas en 1959! Sin embargo, creo firmemente que seis millones de cubanos debimos haber gritado ¡Pena de muerte para el genocida! durante el juicio mediático a este monstruo en ciernes el 21 de septiembre de 1953 en el Palacio de Justicia de Santiago de Cuba.
Lo condenan, sale tras una absurda amnistía, se crea el Movimiento 26 de Julio, se va para México, encalla el Granma en Las Coloradas, trás varios meses de escaramuzas en la Sierra Maestra llega "triunfante" a La Habana y próximamente les hablo de como él mismo eliminó su propia organización - el "M-26-7"- por ser el último baluarte que le hacía so

                   7-26-1953



http://albaciudad.org/wp/wp-content/uploads/2013/07/moncada31.gif

RECOMENDACION : Existe un magnífico libro escrito por el profesor Antonio de la Cova sobre el ataque al Moncada el 26 de Julio de 1953 que todos deben leer.









No comments:

Post a Comment

Su comentario sera verificado, no se permite lenguaje ofensivo ni vocabulario obsveno Gracias por su comentario